¿Cómo organizar un dormitorio Montessori?

13 de Julio de 2020
¿Cómo organizar un dormitorio Montessori?
Compartir Noticia:

El método Montessori respeta el ritmo de cada niño/a, ayuda a desarrollar la libertad individual, la autodisciplina y persigue la obtención de la mayor independencia posible. Este método considera esenciales tres elementos para que el desarrollo del niño/a ocurra: el propio niño/a, un adulto preparado y un ambiente preparado. Es a partir del ambiente que el niño/a aprende, relacionándose con él y con los objetos que allí se encuentran.

Para preparar una habitación siguiendo este método es importante saber que el principal objetivo será que esta se adapte al desarrollo del niño/a, por lo cual lo ideal es diseñar un espacio versátil que se pueda ir acomodando a las necesidades e intereses que se presenten en los distintos períodos evolutivos.

El objetivo es crear un ambiente armónico, que el/la niño/a sienta como propio, en el que pueda experimentar sin peligro y todo sea accesible para él.

La habitación debe contar con elementos y una distribución que fomente el autoaprendizaje, la autodisciplina y la autonomía, sin que el niño necesite la asistencia constante de los adultos. También la estética juega un papel fundamental, lo ideal es que el diseño y la decoración se basen en los principios de simplicidad, realidad, belleza y orden.

Si bien no hay una única forma de ambientarla y cada familia podrá darle un toque personal; es importante que la habitación cumpla con las características principales de todo ambiente Montessori:

-Espacios despejados: deben ser organizados y no deben estar sobrecargados de elementos ya que es importante mantener el orden y la armonía visual. En el caso que haya juguetes que no se usan será importante disponer de algún lugar de guardado al cual el niño no tenga acceso, dejando a la vista sólo aquellos que sean utilizados.

-Mobiliarios adecuados al tamaño del niño: es esencial que el niño pueda abrir sus cajones, colgar su ropa, tomar y guardar sus juguetes,etc  sin la ayuda de los adultos, lo cual será de suma importancia para el desarrollo de su independencia y libertad.

-Colores neutros, cálidos y suaves: En una habitación Montessori son los materiales en sí mismos que deben llamar la atención, no el entorno; de ahí la importancia de apostar a colores claros, los cuales a su vez generan tranquilidad e invitan al descanso placentero.

-Iluminación natural

-Elementos de materiales naturales (madera, telas, metales). No solo garantiza que no haya elementos tóxicos,  también permiten desarrollar los sentidos a partir de las diversas experiencias sensoriales que los/as niños/as experimenten al trabajar con ellos.

-Suelo: Teniendo en cuenta que los niños pasan mucho tiempo en el piso, sería ideal un tipo de suelo cálido y que sea fácil de limpiar.

En cuanto a la distribución se deben tener bien especificadas cada área, esto permitirá mantener el ambiente ordenado y despejado.

-Área de descanso: Puede colocarse un colchón en el piso o bien una cama baja, importante es que los niños/as puedan subir o bajar de ella con total independencia y seguridad. Alrededor del mes de vida los niños/as empiezan a controlar los músculos oculares, por lo que la eliminación de los barrotes de las cunas les permitirá seguir mejor lo que sucede en el ambiente y nada interrumpirá su visión global.

-Área de lectura. Debe haber un estante o mueble para libros los cuales deben ser visibles y estar al alcance del niño/a. Sería oportuno colocar una silloncito para el momento de lectura.

-Área de actividades/juegos: Debe tener una mesa, sillas y estanterías accesibles a los niños/as, en donde se colocarán los materiales, juegos y actividades cuidadosamente seleccionados y de uso frecuente.

-Área de cambiado: Los armarios también deben ser accesibles a los/as niños/as. Será importante organizarlos por categorías: lugar para calzados, para ropa interior, para prendas cortas, largas, etc. En este sector es útil colocar un perchero ubicado a la altura del niño/a, donde pueda colgar o tomar sus prendas al vestirse o desvestirse de forma segura e independiente.

Será importante considerar la posibilidad de incluir en la habitación:

-Espejo: Permite al niño observarse a sí mismo y le ayuda a establecer la relación visual entre los movimientos y su propios reflejos, a conocer la habitación y a los demás a través de él. Idealmente se lo ubicará a la altura del suelo, en la pared de frente a la cama. Será importante que sea irrompible y que esté fijado a la pared por sus cuatro esquinas.

-Alfombras: son muy utilizadas para delimitar los espacios o para que los niños trabajen sobre ellas.

-Barra o pasamanos de madera: suele colocarse junto al espejo y en líneas generales comienza usarse a partir de los 7/8 meses cuando el niño/a pueda pasar de la posición sentada a incorporarse; le ayudará a pararse y a dar sus primeros pasos sin la asistencia del adulto. Mientras tanto, este elemento puede usarse para colgar algunos móviles sensoriales.

-Cuadros: no sólo embellecerán el ambiente sino también ayudarán a cultivar en el niño/a la observación, el aprecio por el arte, etc. Será importante que las láminas sean fotografías/ ilustraciones de objetos o seres reales (no ficticios) y deberán estar a una altura en la que el niño pueda apreciarlas.

-Estanterías: son muy útiles, ya que permiten tenerlo todo organizado, a la vista del niño/a y a fácil acceso. Éstas deben ser preferentemente de madera, lo más sencillas posible.

-Juegos o materiales: será importante, al momento de seleccionarlos, privilegiar aquellos de materiales nobles o naturales y que sean autocorrectivos, es decir, que permitan que el niño pueda reconocer el error por sí mismo lo que ayudará a desarrollar una actitud responsable frente al propio aprendizaje.

 

 

Camila Sastre.
Asistente Casa del Niño (3-6 años) Certificada AMI – Guía Casa del Niño (3- 6 años) en Formación.

Compartir Noticia:
 
Abrir chat