LA NUTRICIÓN Y LOS NIÑOS

13 de Julio de 2017
LA NUTRICIÓN Y LOS NIÑOS
Compartir Noticia:

Hoy en el blog hablamos de alimentación infantil y compartiremos un artículo donde la filosofía Montessori también se aplica en este área.

Como padres debemos esforzarnos en ofrecer a nuestros niños una alimentación sana  y variada, que en cada familia significará una cosa distinta, que no debemos obligar a los niños a comer y que deberían ser participes de la elección de la comida.

 

 1/ Mejor, lo más natural posible:

Huir de comidas preparadas y alimentos refinados, tanto como nos sea posible. Llevan aditivos y los procesos de cocinado los hace alimentos poco recomendables y cuanto más nos alejamos de lo concreto peor resulta para su aprendizaje. Para ellos es más sencillo entender que para hacer un caldo cocemos vegetales en agua que simplemente añadir una pastilla cuadrada a un guiso. Y también saber que las frutas crecen de los árboles y no aparecen mágicamente en el súper

 

2/ Contacto con la naturaleza:

Si además tenemos la suerte ¡o casi el privilegio! de tener huerta, es genial que los peques se encarguen de cuidarlo, recojan la cosecha, comprueben si están maduros o no los alimentos, lo que ocurre cuando los recogemos antes de tiempo, etc.

 

3/ Ambiente preparado:

El ambiente preparado es clave en la filosofía Montessori, pues es lo que permite al niño desarrollar su potencial..

Un banco en el que pueda subir y bajar solo, es muy importante para alcanzar objetos que estén más altos, y propiciar así su autonomía. También que estén a su alcance los platos y utensilios  para poner la mesa. El orden y la limpieza de los utensilios son factores importantes.

 

4/ Fomentar la autonomía:

Debemos plantearnos si le estamos ofreciendo a nuestro hijo autonomía respecto de su alimentación: Que pueda elegir que comer, que pueda hacerlo solo y en la medida de sus posibilidades, que pueda ayudar a preparar los alimentos.

 

 5/ Libertad.

Nuestra responsabilidad como padres pasa por ofrecerles alternativas sanas, o al menos previamente evaluadas por nosotros como adecuadas para que ellos elijan que quieren comer.

 

6/ Sigue al niño.

Jamás debemos obligar a un niño a comer, ni tampoco insistir – y personalmente creo que los “solo un bocadito para probar” son una falta de respeto hacia ellos-  solo tenemos que proporcionarle opciones sanas para que él elija. Es decir, si no quiere comer el primer plato, que coma el segundo y sino, el postre. Sino, ya merendará. O cenará… Si nos preocupa que solo coma postre en vez de los platos principales, es que no estamos eligiendo opciones sanas.

 

 

7/ Ni premios, ni castigos:

Toda la filosofía Montessori es incompatible con los premios y los castigos, los niños deben experimentar las consecuencias de sus actos. Por ejemplo si no comen, experimentarán que al rato tienen hambre y tendrán que comer una pieza de fruta porque se ha retirado la comida. Si se levantan y no se han terminado la comida, corren el riesgo de que alguien se lo coma. Debemos reflexionar también sobre la influencia de los premios, ofrecer postre como premio .tras haberse comido todo lo del plato tiene una cierta incoherencia,

 

8/ Dar ejemplo:

El guía Montessori o adulto acompañante debe ser un modelo a seguir, debemos reflexionar, pues, sobre como son nuestros comportamientos en la mesa, ¿comemos equilibrado? ¿Hay siempre verdura y legumbre en nuestros platos? O por el contrario hay alimentos menos saludables…

 

 9/ Debe integrar al niño en la Sociedad en la que vive:

La comida pues debe cumplir una función social, disfrutar de la conversación y la cortesía (servir agua, comida, ofrecer una servilleta o un pedazo de pan), y cuando son pequeños, además comer con adultos o hermanos permite que interioricen los compartamientos sociales y las habilidades mediante la imitación. Así que lo más conveniente es no distraer al niño con pantallas para que coma, ni que coma solo antes que los adultos, ni por supuesto debemos retenerle en una sobremesa más de lo que su voluntad pueda soportar.

 

10/ Seamos flexibles.

No podemos olvidar que, por supuesto, las circunstancias familiares varían y las excepciones es lo que dan calidad a las normas. A las niñas les encanta hacer la noche de pizza,  igual sucede en fiestas y cumpleaños… o algún día especial.

 

Fuente: http://tigriteando.com/consejos-montessori-alimentacion-ninos/
Compartir Noticia: